Operación Huracán: Cómo el gobierno de Chile ha dado rienda suelta a sus policías

Columna publicada originalmente en el sitio de Derechos Digitales

La opinión pública chilena está indignada, y con buena razón. En los últimos días nos hemos enterado de que la Fiscalía chilena ha decidido no perseverar en la investigación de la llamada Operación Huracán, en la que se acusó a ocho comuneros mapuche de la autoría de un atentado incendiario en la región de la Araucanía. Esta acusación estaría basada en supuestos mensajes interceptados de las aplicaciones WhatsApp y Telegram.

El escándalo

La Operación Huracán se detiene en razón de un peritaje encargado por la Fiscalía, el cual arrojó que dichos mensajes fueron introducidos en los celulares de los imputados con posterioridad a la incautación de sus equipos, es decir, después de haber presentado esos mensajes como antecedentes para perseguir. En otras palabras, se trata de un montaje policial de la mayor gravedad, que levanta aún más dudas sobre el actuar de Carabineros en la región, y de las excesivas facultades y el poco control con los que se le permite operar a las policías.

Cuesta explicar las horas que dedicamos en Derechos Digitales a especular sobre cuál sofisticado mecanismo había utilizado la inteligencia de Carabineros para interceptar la comunicación entre los comuneros. Y es que los mensajes de WhatsApp, y Telegram bajo ciertas circunstancias, cuentan con tecnología de cifrado de punto a punto. Por tanto, no son accesibles ni siquiera por las empresas de telecomunicaciones ni las de mensajería, menos aún por un tercero.

Sin embargo, resulta que no se trató de un sofisticado software de vigilancia, sino que la supuesta evidencia consistiría en archivos .txt, los que no tienen relación con el formato utilizado por los servicios de mensajería para sus respaldos de conversaciones, y que estaban localizados en carpetas distintas a las utilizadas por las aplicaciones. Aun peor, como muestran los peritajes, estos archivos fueron introducidos después de que los equipos fueron requisados por carabineros.

Para colmo, y como lo habían anunciado los familiares de los imputados, muchos de los celulares ni siquiera tenían instaladas las aplicaciones de mensajería. No podría haber sido de otra forma, luego de haberse destapado que el experto de Carabineros no parecía el genio criptógrafo que imaginábamos.

Las policías y el principio de no deliberación

Uno de los principios que inspiran el sistema normativo chileno es el de no deliberación de las policías. Esto implica que la policía no es un interviniente en el proceso penal, sino un órgano auxiliar de Fiscalía. En otras palabras, la investigación está a cargo de Fiscalía, y las policías solo están encargadas de realizar las diligencias que ésta les encargue.

Sin embargo, el uso impropio de la Ley 19.974 Sobre el sistema de inteligencia del Estado ha permitido justamente vulnerar este principio. Seamos claros: no corresponde la utilización de la ley de inteligencia para recabar prueba en un proceso penal. El objetivo de la inteligencia es el proceso sistemático de recolección, evaluación y análisis de información, cuya finalidad es producir conocimiento útil para la toma de decisiones del Estado, con fines específicos delimitados en la ley. La producción de prueba al interior del proceso penal tiene sus propias reglas, que buscan cautelar el debido proceso del imputado y están reguladas en el Código Procesal Penal.

Parte de la gravedad de este caso, es que Carabineros utilizó la Ley de inteligencia para solicitar directamente a la Corte de Apelaciones la interceptación de comunicaciones de los sospechosos. En otras palabras, a través de esta estratagema, Carabineros pudo operar sin el control de Fiscalía, produciendo antecedentes fraudulentos y luego presentándolos como prueba al interior del proceso penal. Esto es totalmente inaceptable en un Estado de Derecho.

Para colmo, Carabineros no proporcionó información sobre cómo fue obtenida la supuesta prueba, dejando a los acusados en la indefensión, ya que no contaban con los antecedentes necesarios para poder desmentir la veracidad de los antecedentes que se invocaban para acusarlos. Cuando se destapó el montaje, Carabineros mostró su oposición a la investigación del escándalo y se opuso físicamente al allanamiento de sus oficinas, situación que trae un amargo recuerdo en un país donde la falta de obediencia de las fuerzas armadas al poder civil es más bien reciente.

¿Quién vigila a los vigilantes?

Si bien es evidente que Carabineros debe asumir responsabilidad por sus actos, y corresponde que el general Villalobos presente su renuncia, lo cierto es que el problema no termina ahí. Lo que realmente está detrás de esto es un gobierno que ha decidido sistemáticamente apoyar el actuar de Carabineros en desmedro de su necesaria subordinación al poder civil. El hecho de que el Ministerio del Interior se haya opuesto al cierre de la investigación en la Operación Huracán (fuera de plazo, por lo demás) y que el subsecretario Aleuy no haya esperado los resultados del proceso para viajar a Argentina a desbaratar un supuesto tráfico de armas que nunca existió, dan cuenta de aquello.

El subsecretario Aleuy también jugó un rol en otra iniciativa que buscaba otorgarle facultades desproporcionadas a carabineros en desmedro de Fiscalía: el Decreto Espía. Como anunciamos en su momento, el decreto buscaba entregar acceso a nuestros metadatos a las policías sin necesariamente contar con una orden judicial. Fuentes periodísticas muestran que esto incluso significó la ausencia de Fiscalía en la mesa técnica que redactó el polémico decreto. El contundente fallo de Contraloría que detuvo la aprobación del Decreto Espía hizo eco de estos temores, al señalar que el decreto utilizaba referencias genéricas tales como “toda otra institución” o “autoridad” a referirse a las entidades que tendrían acceso a esta base de metadatos, posiblemente incluyendo así a Carabineros.

Ante esto, corresponde que la Subsecretaría del Interior asuma la responsabilidad política de intentar conseguir arrestos en el conflicto mapuche sin consideración a las debidas garantías del proceso penal; así como de intentar dotar a las policías de facultades incompatibles con el debido proceso.

Como ya dijimos, también la prensa está en deuda con la opinión pública, y le cabe asumir una cuota de responsabilidad. Fuera de contadas excepciones, la prensa nacional se contentó con reproducir la versión de Carabineros, que sostenía que estos mensajes habían sido interceptados por medios técnicos. No existió una debida contrastación de los hechos, ni consulta a expertos en la materia, que podrían haber aportado un sano nivel de escepticismo respecto de la factibilidad técnica de esta versión oficial.

¿Y ahora, qué?

Toda tragedia puede convertirse en una oportunidad. Las revelaciones de la última semana son gravísimas; y como en las comedias en donde el protagonista se mete cada vez más en problemas por tratar de tapar su mentira inicial, lo más probable es que se sigan destapando más antecedentes en los próximos días.

Este escándalo también provee una oportunidad para enmendar los cuerpos jurídicos que, sumados a prácticas cuestionables y al apoyo del gobierno, permiten que estas prácticas vulneratorias ocurran. Es necesario revisar nuestra Ley de inteligencia, a fin de que no pueda ser utilizada por Carabineros para operar sin el debido control de Fiscalía. Es necesario regular la compra de software (malware) de vigilancia por parte del Estado, cuestión pendiente desde la revelación de que la PDI había adquirido software de Hacking Team para obtener acceso a información que no obtendrán a través de una orden judicial. Hay que limitar las hipótesis en donde el Estado pueda incurrir en interceptación de comunicaciones o de equipos respecto de sus ciudadanos, de tal manera que se condiga con estándares internacionales, y se realice conforme a criterios de necesidad, idoneidad y proporcionalidad. Por último, es necesario que los órganos judiciales y políticos encargados del control de la operación de los órganos de inteligencia hagan su trabajo, como depositarios de la fe pública en el resguardo de los derechos de la ciudadanía.

En este sentido, los lineamientos de la recién estrenada Política Nacional de Ciberseguridad deben ser utilizados como una hoja de ruta para enmendar nuestro marco jurídico en la materia. Hoy más que nunca requerimos de una aproximación de derechos fundamentales para abordar materias complejas como la vigilancia, la interceptación de comunicaciones, el cifrado y las atribuciones de los órganos de persecución penal. Como Derechos Digitales seguiremos dando la batalla para que la persecución del delito no se transforme en una excusa para pasar por sobre los derechos de las personas.

Estaba por escribir un poema de odio (Valeria Tentoni)

pero me tiré un poco en la cama
no atendí el teléfono.
Pensé el asunto:
decía cosas que tenían que ser dichas
todos los versos que se me ocurrían me parecían brillantes
encajaban bien, se movían bien,
las palabras eran tiburones embadurnados con aceite en mi cabeza,
aparecían, una detrás de la otra, dictadas por una supernova
me decía sí, ahora me voy a levantar
y voy a escribir esas líneas definitivas de venganza
y bronca y dolor y repulsión y venganza
y todo va a estar bien después, el poema
va a curarme, va a quedar ahí
como una cicatriz humeante,
va a hacer por mí ese camino. Me voy a levantar y el poema
o si no es eso por lo menos levantarme.
Pero me quedé dormida.

Dónde y cómo reciclar en Santiago Centro

Recientemente me embarqué en la idea de reciclar lo más posible. Desde entonces, mucha gente me ha preguntado cómo y dónde se puede reciclar en el centro, así que acá va un pequeño tutorial. Trataré de actualizarlo lo más posible.


Punto limpio


La forma más sencilla de empezar a reciclar es utilizar el punto de limpio. El más cercano a donde vivo está ubicado en el Parque San Borja, pero también hay uno en la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile.

Esta es la ubicación:


¿Qué se puede reciclar? En este punto limpio se puede reciclar: papel, cartón, latas, vidrio, tetrapack, botellas PET y bolsas de supermercado.


¿Cómo organizarlo? La forma más fácil de aburrirse de reciclar es tener todo dando vueltas por la casa. Lo que yo hago es usar un organizador o caja plásticas (las venden en todos los Homecenters o supermercados). La gracia es que a medida que van guardando las cosas, se van apretando. Por lo mismo, hay que vaciarla cada dos semanas o más. Lo importante es lavar bien las cajas de huevo, cortar el cartón para que no use muchs espacio y aplastar las latas plásticas. Los edificios suelen reciclar las botellas de vidrio, así que no hay necesidad de llevarlas al punto limpio. Así se ve:


Residuos orgánicos


El segundo paso es reciclar los residuos orgánicos. Esto es importante, porque a medida que se genera menos basura, la basura orgánica va a empezar a oler mal en el basurero de la casa.


¿Qué se puede reciclar? 
Yo dejo mis residuos orgánicos en el huerto comunitario del Parque San Borja, queda en la esquina suroriente parque. 


¿Cómo organizarlo? Lo importante es que no se generen olores para el departamento. Para lo mismo, también utilizo organizadores. Yo separo los residuos orgánicos en dos, que son los tipos de residuos que reciben en el huerto urbano. En la foto, arriba está el reciclaje de las cosas que van en el punto limpio, abajo a la izquierda los residuos vegetales, de fruta y cáscaras de huevo, y abajo a la derecha los residuos de cosas cocinadas: carne, lentejas, tallarines, arroz, etc. Es importante ponerle una bolsa a cada organizador e ir a dejar los residuos al huerto urbano una vez a al semana.


Ecoladrillos


Cuando uno empieza a reciclar las cosas del punto limpio y los residuos orgánicos, la verdad es que uno genera muy, muy poca basura. Algo así como una bolsa de basura a la semana. La gran mayoría de las cosas que se siguen botando son plásticos no reciclables: envoltorios, cajas de yoghurt, etc.

Una forma de reducir la basura a media bolsa a la semana es producir ecoladrillos. La idea es utilizar una botella de pet, ojalá las de boca ancha, como las de jugo y rellenarlas con estos residuos plásticos secos. Se necesita un palo para ir aplastando los residuos a medida que se introducen. El resultado en una botella llena de plástico comprimido, que se puede utilizar como material de relleno para construcción. Algo que hay que tener en cuenta, es que es necesario guardar la tapa, para luego sellar la botella. Acá hay un buen tutorial de cómo se construyen.



De momento no conozco algún lugar que los reciba, ya que el GAM dejó de ser un centro de acopio. Mi plan es generarlos y encontrar algún lugar. De todas formas, incluso si se botan, reducen sustantivamente el volumen de la basura. Una vez que se empieza a utilizar los ecoladrillos, la verdad que lo único que se bota a la basura son cosas como servilletas sucias, la bandeja de pollo del supermercado y cosas así.


Pilas


Las pilas contaminan un montón. Lo mejor para reciclarlas es dejar una caja designada para guardar las pilas que ya no tienen energía e ir a botarlas todas juntas a algún punto de reciclaje.



La Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile cuenta con un centro de acopio.


Cajas de huevo


Es importante tener en consideración que las cajas de huevo no cuentan como cartón, y por lo tanto no se pueden reciclar en el punto limpio. Lo que yo hago es que las guardo en un lugar seco, espero a que se acumulen y las voy a dejar a CONAPROCH Chile, cuya sede queda en la calle Estados Unidos.

La dirección es Estados Unidos 359, Santiago Centro

 


Bolsas plásticas


El primer paso es reducir sustantivamente la cantidad de bolsas de plástico que uno utiliza. Para ello, lo más fácil es empezar a ir al supermercado con un carrito de feria, los venden en todas partes. De todas formas, muchas veces se necesitan bolsas extra, por lo que yo dejo un par de bolsas reutilizables dentro del carrito, para no tener que usar bolsas desechables del supermercado.


Otro truco para utilizar menos bolsas es usar solo una bolsa transparente para las frutas y verduras cuando uno compra en el supermercado. Yo peso una sola cosa en bolsa, y el resto las peso sin nada y las dejo en el carro. Los stickers con el precio del resto los pego todos en la bolsa inicial, y le explico a la cajera cuando llego a la caja, nunca me han puesto problema. El resto de las bolsas transparentes no es necesaria, ya que las verduras van a pasar del carrito de supermercado al carrito de feria. 

De todas formas, uno siempre llega con bolsas plásticas de ir a algún minimarket o algo así. Yo las junto en una malla detrás de la puerta de unos de los muebles de cocina, y cuando se llena las voy a dejar al punto limpio del Parque San Borja.

Última actualización: enero de 2018.

Receta de tacos de pollo


Para hacer estos tacos hay que preparar cinco cosas: pollo, guacamole, salsa de yoghurt, mole y tortillas.

Ingredientes (4 personas):

  • Un pimentón rojo y uno amarillo
  • 2 cebollas moradas pequeñas
  • 3 tomates
  • 850 gramos de pechuga de pollo
  • 3 paltas grandes
  • Cilantro
  • Tortillas de maiz
  • Salsa chipotle 
  • Ajo
  • Limón
  • Ají verde
  • Paprika
  • Ají de color
  • Comino
  • Canela en polvo
  • 200ml de agua
  • Aceite de oliva
  • Chocolate lo más amargo posible
  • Yoghurt natural sin azúcar
  • Una cucharada de mayonesa
  • Sal y pimienta
Pollo

En un bowl agregar aceite de oliva, media cucharada de paprika, media cucharada de comino, media cucharada de ají de color y el jugo de medio limón. Luego, agregar el pollo cortado en tiritas, los pimentones en tiras y una cebolla morada pequeña en juliana. Revolver, agregar sal y pimienta y dejar de lado unos minutos.

Luego de que hayamos preparado el mole, el guacamole y la salsa, conviene cocinar el pollo al final. El truco es no hacerlo todo de una, sino que usar varios sartenes para que no suelte agua y se cocine en agua, sino que quede dorado en aceite. 

Mole

Cortar dos tomates en cuadritos y sofreír en aceite oliva. Agregar comino, ají de color, canela y dos cucharadas de salsa chipotle. Cocinar cinco minutos.  Luego agregar 200ml de agua y cocinar hasta que se reduzca. Sacar del fuego y agregar 15 gramos de chocolate amargo rallado. 


Guacamole

Moler tres paltas, agregar un tomate en cuadritos, una cebolla morada pequeña en cuadritos, un ajo molido, tres cucharadas de cilantro picado y dos cucharadas de ají verde en cuadrito. Agregar el jugo de medio limón, sal y pimienta.

Salsa y yoghurt

En un bowl pequeño agregar dos envases individuales de yoghurt natural sin sabor, agregar una cucharada de mayonesa, una cucharadita de aceite de oliva, una cucharadita de jugo de limón, sal, pimienta y un poco de cilantro. Dejar 10 minutos en el congelador para que espese.

Tortillas

Las tortillas realmente ricas son blandas y de maíz. El único lugar que conozco en Santiago para conseguirlas es el restaurante Los Cuates en calle Manuel Montt. 12 tortillas valen 2.500, pero llamen antes de ir porque se suelen acabar durante la mañana.

Cómo servir

Calentar las tortillas en un sartén sin aceite hasta que se doren un poco. Servir todos los ingredientes en pocillos. Yo primero agrego mole a la masa, luego el pollo, guacamole, la salsa de yoghurt y finalmente le pongo un poco de cilantro y jugo de limón extra.

Aromos (Nicanor Parra)

Paseando hace años
Por una calle de aromos en flor
Supe por un amigo bien informado
Que acababas de contraer matrimonio.
Contesté que por cierto
Que yo nada tenía que ver en el asunto.
Pero a pesar de que nunca te amé
—Eso lo sabes tú mejor que yo—
Cada vez que florecen los aromos
—Imagínate tú—
Siento la misma cosa que sentí
Cuando me dispararon a boca de jarro
La noticia bastante desoladora
De que te habías casado con otro.

Soliloquio del individuo (Nicanor Parra)

Yo soy el Individuo.
Primero viví en una roca
(Allí grabé algunas figuras).
Luego busqué un lugar más apropiado.
Yo soy el Individuo.
Primero tuve que procurarme alimentos,
Buscar peces, pájaros, buscar leña,
(Ya me preocuparía de los demás asuntos).
Hacer una fogata,
Leña, leña, dónde encontrar un poco de leña,
Algo de leña para hacer una fogata,
Yo soy el Individuo.
Al mismo tiempo me pregunté,
Fui a un abismo lleno de aire;
Me respondió una voz:
Yo soy el Individuo.
Después traté de cambiarme a otra roca,
Allí también grabé figuras,
Grabé un río, búfalos,
Grabé una serpiente
Yo soy el Individuo.
Pero no. Me aburrí de las cosas que hacía,
El fuego me molestaba,
Quería ver más,
Yo soy el Individuo.
Bajé a un valle regado por un río,
Allí encontré lo que necesitaba,
Encontré un pueblo salvaje,
Una tribu,
Yo soy el Individuo.
Vi que allí se hacían algunas cosas,
Figuras grababan en las rocas,
Hacían fuego, ¡también hacían fuego!
Yo soy el Individuo.
Me preguntaron que de dónde venía.
Contesté que sí, que no tenía planes determinados,
Contesté que no, que de allí en adelante.
Bien.
Tomé entonces un trozo de piedra que encontré en un río
Y empecé a trabajar con ella,
Empecé a pulirla,
De ella hice una parte de mi propia vida.
Pero esto es demasiado largo.
Corté unos árboles para navegar,
Buscaba peces,
Buscaba diferentes cosas,
(Yo soy el Individuo).
Hasta que me empecé a aburrir nuevamente.
Las tempestades aburren,
Los truenos, los relámpagos,
Yo soy el Individuo.
Bien. Me puse a pensar un poco,
Preguntas estúpidas se me venían a la cabeza.
Falsos problemas.
Entonces empecé a vagar por unos bosques.
Llegué a un árbol y a otro árbol;
Llegué a una fuente,
A una fosa en que se veían algunas ratas:
Aquí vengo yo, dije entonces,
¿Habéis visto por aquí una tribu,
Un pueblo salvaje que hace fuego?
De este modo me desplacé hacia el oeste
Acompañado por otros seres,
O más bien solo.
Para ver hay que creer, me decían,
Yo soy el Individuo.
Formas veía en la oscuridad,
Nubes tal vez,
Tal vez veía nubes, veía relámpagos,
A todo esto habían pasado ya varios días,
Yo me sentía morir;
Inventé unas máquinas,
Construí relojes,
Armas, vehículos,
Yo soy el Individuo.
Apenas tenía tiempo para enterrar a mis muertos,
Apenas tenía tiempo para sembrar,
Yo soy el Individuo.
Años más tarde concebí unas cosas,
Unas formas,
Crucé las fronteras
y permanecí fijo en una especie de nicho,
En una barca que navegó cuarenta días,
Cuarenta noches,
Yo soy el Individuo.
Luego vinieron unas sequías,
Vinieron unas guerras,
Tipos de color entraron al valle,
Pero yo debía seguir adelante,
Debía producir.
Produje ciencia, verdades inmutables,
Produje tanagras,
Di a luz libros de miles de páginas,
Se me hinchó la cara,
Construí un fonógrafo,
La máquina de coser,
Empezaron a aparecer los primeros automóviles,
Yo soy el Individuo.
Alguien segregaba planetas,
¡Árboles segregaba!
Pero yo segregaba herramientas,
Muebles, útiles de escritorio,
Yo soy el Individuo.
Se construyeron también ciudades,
Rutas
Instituciones religiosas pasaron de moda,
Buscaban dicha, buscaban felicidad,
Yo soy el Individuo.
Después me dediqué mejor a viajar,
A practicar, a practicar idiomas,
Idiomas,
Yo soy el Individuo.
Miré por una cerradura,
Sí, miré, qué digo, miré,
Para salir de la duda miré,
Detrás de unas cortinas,
Yo soy el Individuo.
Bien.
Mejor es tal vez que vuelva a ese valle,
A esa roca que me sirvió de hogar,
Y empiece a grabar de nuevo,
De atrás para adelante grabar
El mundo al revés.
Pero no: la vida no tiene sentido.

Funeral Blues (W. H. Auden)

Stop all the clocks, cut off the telephone,
Prevent the dog from barking with a juicy bone,
Silence the pianos and with muffled drum
Bring out the coffin, let the mourners come.

Let aeroplanes circle moaning overhead
Scribbling on the sky the message 'He is Dead'.
Put crepe bows round the white necks of the public doves,
Let the traffic policemen wear black cotton gloves.

He was my North, my South, my East and West,
My working week and my Sunday rest,
My noon, my midnight, my talk, my song;
I thought that love would last forever: I was wrong.

The stars are not wanted now; put out every one,
Pack up the moon and dismantle the sun,
Pour away the ocean and sweep up the wood;
For nothing now can ever come to any good.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International.