Hamburguesas de quinoa

Ingredientes

1/2 Taza de quinoa
1 Zanahoria grande, cortada en cuadrados
6 Cebollines, cortados en rodajas
400 gramos de porotos Wasil, colados y secados
1/4 Taza de pan rallado
1 Huevo
1 Cucharada de comino molido
Sal gruesa
Pimienta molida
2 Cucharadas de aceite de oliva
1/2 Taza de yoghurt griego natural, sin azúcar
1 Cucharada jugo de limón
4 Pan pita
1/2 Pepino en rodajas

Instrucciones

1. En un sartén pequeño, llevar 3/4 de taza de agua a hervir; agregar quinoa y cubrir. Cocinar a fuego lento hasta que el agua se absorba, de 12 a 15 minuto y dejar de lado.

2. En un procesador de comida, picar zanahoria hasta que quede en trozos pequeños. Agregar quinoa, la mitad del cebollín, los porotos, pan rallado, huevo, comino, cucharada de sal, pimienta, ají y combinar (mantener pedazos sólidos).

3. Formar hamburguesas gruesas con la mezcla. Si está muy blanda, dejar 10 minutos en el refrigerador. Cocinar 10 a 12 minutos.

4. Para el aderezo, combinar el yoghurt, jugo de limón, el cebollín restante, sal y pimienta. Servir las hamburguesas en el pan pita con el pepino y la salsa

Letanía para una computadora y para un niño que va a nacer (Angel Parra)

El hijo que viene al mundo sólo confía en su madre como el pájaro que vuela en sus alas y en el aire. El pueblo también confía cuando tiene conducción limpia y pura como el agua tibia y clara como el sol. Hay que parar al que no quiera que el pueblo gane esta pelea. Hay que juntar toda la ciencia antes que acabe la paciencia de los millones que esperan. pan y justicia en la tierra. Como el sol que está quemando la espalda al oficinista que se sacó la corbata voluntario en Melipilla. Todos debemos entrar en esta marcha terrena descorriendo telañaras de ignorancia y dependencia. Exigir los beneficios que nos regala la ciencia. Vamos a echar pa delante sí, para buscar la paz Y la paz le hará la guerra si no existe la igualdad. Hay que parar al que no quiera que el pueblo gane esta pelea. Hay que juntar toda la ciencia antes que acabe la paciencia de los millones que esperan. pan y justicia en la tierra. Igualdad dijo ministro, promesero, vendedor, somos todos responsables de este niño que nació. Que entiendan los compañeros que quien lo cría responde no sólo por su pellejo, sino el de miles de hombres. Por eso digo en mi canto, cuidado con traicionar la lealtad con que el pueblo los ha querido premiar. Interventor detestable, regente o juez de la corte, debiluchos funcionarios. traficantes disconformes. o empiezan a andar derecho o el pueblo los llama al orden. Hay que parar al que no quiera que el pueblo gane esta pelea. Hay que juntar todas la ciencia antes que acabe la paciencia.

Lewis Carroll (Jorge Teillier)

Un profesor de matemáticas de Oxford
El reverendo Dogson
Ligeramente tartamudo y zurdo
Nos deja en la primera casilla de otro mundo
Allí para el unicornio somos monstruos fabulosos
Y se oye el ruido de armaduras
De caballeros que piensan mejor cuando están cabeza abajo

El señor Dogson pasea con tres niñitas
Tal vez sueña fotografiarlas desnudas
Pero estamos en el siglo XIX
En plena Era Victoriana
Y se contenta con escribir cartas festivas
Con narrarles historias
Sobre el otro lado del espejo
y ver fluir sus tiernos rostros en el atardecer de una barca

El nombre de Alicia significa ahora Aventura
Y cuando lleguemos a la octava casilla
Empezaremos a ser reyes
En un juego que ya no vamos a olvidar.

Carta a Mariana (Jorge Teillier)

¿Qué película te gustaría ver?
¿Qué canción te gustaría oír?
Esta noche no tengo a nadie
A quien hacerle estas preguntas.

Me escribes desde una ciudad que odias
A las nueve y media de la noche.
Cierto, yo estaba bebiendo,
Mientras tú oías Bach y pensabas volar.

No creí que iba a recordarte
Ni creí que te acordarías de mí.
¿Por qué me escribiste esa carta?
Ya no podré ir solo al cine.

Es cierto que haremos el amor
Y lo haremos como me gusta a mí:
Todo un día de persianas cerradas
Hasta que tu cuerpo reemplace al sol.

Acuérdate que mi signo es Cáncer,
Pequeña Acuario, sauce llorón.
Leeremos libros de astrología
Para inventar nuevas supersticiones.

Me escribes que tendremos una casa
Aunque yo he perdido tantas casas.
Aunque tú piensas tanto en volar
Y yo con los amigos tomo demasiado.

Pero tú no vuelves de la ciudad que odias
Y estás con quien sabe qué malas compañías,
Mientras aquí hay tan pocas personas
A quien hacerles estas simples preguntas:

“Qué canción te gustaría oír,
Qué película te gustaría ver?
Y con quién te gustaría que soñáramos
Después de las nueve y media de la noche?”.

Blue (Jorge Teillier)

Veré nuevos rostros
Veré nuevos días
Seré olvidado
Tendré recuerdos
Veré salir el sol cuando sale el sol
Veré caer la lluvia cuando llueve
Me pasearé sin asunto
De un lado a otro
Aburriré a medio mundo
Contando la misma historia
Me sentaré a escribir una carta
Que no me interesa enviar
O a mirar a los niños
En los parques de juego.

Siempre llegaré al mismo puente
A mirar el mismo río
Iré a ver películas tontas
Abriré los brazos para abrazar el vacío
Tomaré vino sí me ofrecen vino
Tomaré agua si me ofrecen agua
Y me engañaré diciendo:
"Vendrán nuevos rostros
Vendrán nuevos días".

Dame la mano (Gabriela Mistral)

Dame la mano y danzaremos;
dame la mano y me amarás.
Como una sola flor seremos,
como una flor, y nada más...

El mismo verso cantaremos,
al mismo paso bailarás.
Como una espiga ondularemos,
como una espiga, y nada más.

Te llamas Rosa y yo Esperanza;
pero tu nombre olvidarás,
porque seremos una danza
en la colina, y nada más...

Receta de repollo morado alemán (Rotkohl)


Ingredientes

700 gramos de repollo morado, cortado delgado
1 Cebolla amarilla grande, cortada en cubitos
1 Manzana verde grande, cortada en cubitos
¼ Taza de mantequilla
2-3 Cucharadas de vinagre rojo
½ Taza de caldo de verduras
1 Hoja de laurel
3 Clavos de olor
1 Cucharada de azucar
1 Cucharada de sal
1 Cucharada de harina
2 Cucharadas de agua

Instrucciones

Derretir la mantequilla en una olla y cocinar las cebollas hasta caramelizarlas y que se pongan café (5-7 minutos). Agregar el repollo y cocinar por 5 minutos. Agregar la manzana, el caldo, la hoja de laurel, el vinagre, azúcar y sal. Cocinar hasta hervir y reducir el calor, cubrir y dejar a fuego lentos por 2 horas, revolviendo ocasionalmente. Agregar más caldo si es necesario. Combinar la harina y el agua hasta que se disuelva y agregar al Rotkohl. Dejar reducir por un minuto más. Agregar sal, azúcar y vinagre a gusto. 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International.