Dónde y cómo reciclar en Santiago Centro

Recientemente me embarqué en la idea de reciclar lo más posible. Desde entonces, mucha gente me ha preguntado cómo y dónde se puede reciclar en el centro, así que acá va un pequeño tutorial. Trataré de actualizarlo lo más posible.


Punto limpio


La forma más sencilla de empezar a reciclar es utilizar el punto de limpio. El más cercano a donde vivo está ubicado en el Parque San Borja, pero también hay uno en la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile.

Esta es la ubicación:


¿Qué se puede reciclar? En este punto limpio se puede reciclar: papel, cartón, latas, vidrio, tetrapack, botellas PET y bolsas de supermercado.


¿Cómo organizarlo? La forma más fácil de aburrirse de reciclar es tener todo dando vueltas por la casa. Lo que yo hago es usar un organizador o caja plásticas (las venden en todos los Homecenters o supermercados). La gracia es que a medida que van guardando las cosas, se van apretando. Por lo mismo, hay que vaciarla cada dos semanas o más. Lo importante es lavar bien las cajas de huevo, cortar el cartón para que no use muchs espacio y aplastar las latas plásticas. Los edificios suelen reciclar las botellas de vidrio, así que no hay necesidad de llevarlas al punto limpio. Así se ve:


Residuos orgánicos


El segundo paso es reciclar los residuos orgánicos. Esto es importante, porque a medida que se genera menos basura, la basura orgánica va a empezar a oler mal en el basurero de la casa.


¿Qué se puede reciclar? 
Yo dejo mis residuos orgánicos en el huerto comunitario del Parque San Borja, queda en la esquina suroriente parque. 


¿Cómo organizarlo? Lo importante es que no se generen olores para el departamento. Para lo mismo, también utilizo organizadores. Yo separo los residuos orgánicos en dos, que son los tipos de residuos que reciben en el huerto urbano. En la foto, arriba está el reciclaje de las cosas que van en el punto limpio, abajo a la izquierda los residuos vegetales, de fruta y cáscaras de huevo, y abajo a la derecha los residuos de cosas cocinadas: carne, lentejas, tallarines, arroz, etc. Es importante ponerle una bolsa a cada organizador e ir a dejar los residuos al huerto urbano una vez a al semana.


Ecoladrillos


Cuando uno empieza a reciclar las cosas del punto limpio y los residuos orgánicos, la verdad es que uno genera muy, muy poca basura. Algo así como una bolsa de basura a la semana. La gran mayoría de las cosas que se siguen botando son plásticos no reciclables: envoltorios, cajas de yoghurt, etc.

Una forma de reducir la basura a media bolsa a la semana es producir ecoladrillos. La idea es utilizar una botella de pet, ojalá las de boca ancha, como las de jugo y rellenarlas con estos residuos plásticos secos. Se necesita un palo para ir aplastando los residuos a medida que se introducen. El resultado en una botella llena de plástico comprimido, que se puede utilizar como material de relleno para construcción. Algo que hay que tener en cuenta, es que es necesario guardar la tapa, para luego sellar la botella. Acá hay un buen tutorial de cómo se construyen.



De momento no conozco algún lugar que los reciba, ya que el GAM dejó de ser un centro de acopio. Mi plan es generarlos y encontrar algún lugar. De todas formas, incluso si se botan, reducen sustantivamente el volumen de la basura. Una vez que se empieza a utilizar los ecoladrillos, la verdad que lo único que se bota a la basura son cosas como servilletas sucias, la bandeja de pollo del supermercado y cosas así.

Pilas


Las pilas contaminan un montón. Lo mejor para reciclarlas es dejar una caja designada para guardar las pilas que ya no tienen energía e ir a botarlas todas juntas a algún punto de reciclaje.



La Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile cuenta con un centro de acopio.


Cajas de huevo


Es importante tener en consideración que las cajas de huevo no cuentan como cartón, y por lo tanto no se pueden reciclar en el punto limpio. La persona que administra el huerto urbano del Parque San Borja también recibe cajas de huevo y las reutiliza, así que ahí las dejo yo. Como alternativa, también se pueden ir a dejar a calle Estados Unidos 359.

 


Bolsas plásticas


El primer paso es reducir sustantivamente la cantidad de bolsas de plástico que uno utiliza. Para ello, lo más fácil es empezar a ir al supermercado con un carrito de feria, los venden en todas partes. De todas formas, muchas veces se necesitan bolsas extra, por lo que yo dejo un par de bolsas reutilizables dentro del carrito, para no tener que usar bolsas desechables del supermercado.


Otro truco para utilizar menos bolsas es dejar de usar las bolsas de plástico que te pasa en el supermercado para pesar los productos. Por ejemplo, en vez de usar una bolsa para guardar el jamón y el queso al comprar, llevo un tupper y les pido que le peguen el precio encima.


Para evitar usar bolsas para pesar la fruta y la verdura, simplemente peguen los stickers en el mismo tupper y lleven la fruta suelta en el tupper. Nunca una cajera me ha puesto problemas, no tener bolsa no es un problema porque después simplemente echan todo en el carro. Van a volver del super sin haber usado ninguna bolsa.



De todas formas, uno siempre llega con bolsas plásticas de ir a algún minimarket o algo así. Yo las junto en una malla detrás de la puerta de unos de los muebles de cocina, y cuando se llena las voy a dejar al punto limpio del Parque San Borja.

Última actualización: septiembre de 2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International.